Comunidad
Madretierratarot | Mamá Cóndor
17259
page-template-default,page,page-id-17259,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Aire Plumas

Es la primera biblioteca que se abre para este camino de evolución. Aquí se encuentran los códigos del aire, es el aprendizaje de los sueños, los mensajes, la expresión, el movimiento, los desafíos se presentan a través de los celos, la envidia, la culpa, la mentira, la negación y las ideas sin cuerpo, amor o fuerza.

Lo puedes ver en las formas de las nubes, en el vuelo de los pájaros, en el silbido del viento, en los sueños, en el timbre de voz o en la vibración del sonido.

Es uno de los nutrientes principales en la vida humana, lo ingresas a través de la respiración.

 

En un tarot convencional serían las espadas, elijo representarlas a través de plumas porque siento este elemento más acorde para las energías, las plumas son volátiles y liviana, rápidas en el movimiento, son impermeables y cortan el aire, pero fundamentalmente porque quien le da vida a este elemento es la tribu pájaro de Mamá Cóndor.

 

Con una pluma de Cóndor, o un plumero de ave carroñera (siempre espero que me lo entreguen con amor los superiores, nunca mato el animal sagrado, si deseo que sea una herramienta de poder necesito practicar mi paciencia y confianza) con rápidos movimientos de brazos, quito las malas ideas, los malos pensamientos, disuelvo el ego, quito el peso de las palabras en los hombros y caderas. Y hasta abro caminos…

 

El elemento que lo rige es el aire, lo que fluye a través del pensamiento, las palabras, la voz, las ideas, los proyectos.

 

Palios y su Hermano

 

Eran tiempos revueltos en la tribu.
La gran Madre Cóndor siempre sobrevoló la población cuidando de sus hijos, pero en los últimos años el viento frío del norte soplaba con fuerza y continuidad trayendo confusión en la tribu. Los pensamientos se alborotaban y no había decisiones sostenidas por parte de nadie, lo que no ayudaba en la convivencia y la Gran Madre parecía haberlos abandonado.

El joven Palios se sentó con las manos tomando la cabeza, parecía desear arrancarla, siempre se caracterizó por ser un joven claro de palabra, desde muy pequeño lo buscaban como mediador porque siempre tenía las palabras justas…pero en esta oportunidad sentía su lengua pesada y en su cabeza un nido de pájaros

(2 de plumas).

Palios tenía un hermano al que amaba más que a nadie en el mundo pero últimamente pensaban muy distinto y no encontraban la forma de comunicarse sin agresión y esto dolía profundamente a Palios, mientras él se consideraba a si mismo cauto, parsimonioso e inteligente su hermano era hábil y rápido, desprejuiciado y sin temor, casi con la inocencia salvaje de los niños.

Todo comenzó unos meses antes cuando su hermano llegó a la casa con una muchacha, ellos parecían compartir mucho en común, la joven festejaba todas las monerías de su hermano. Palios los observaba de lejos y se sentía realmente molesto por la atención que su hermano le prestaba a esa muchacha. (3 de plumas)
Palios decidió conocer a la joven que tanto deslumbraba a su hermano, que no debería estar ofendido ni alejado de quien siempre fue su compañero. (4 de plumas) puso todo de sí para compartir con su hermano como si nada le pasara.

Pero los celos le comían el alma y la cabeza le daba vueltas con preguntas sin respuestas, por primera vez sentía lo que tanta gente le contaba, celos y envidia….celos de la amistad y la compañía de su hermano y envidia por no tener a quien amar.

(5 de plumas)
Decidió que no podía continuar viviendo bajo el mismo techo, junto sus pertenencias y sin despedirse de nadie salió de su hogar en la oscuridad de la noche, sin rumbo cierto, lejos de quienes amaba (6 de plumas).

Caminó días y semanas se alejó tanto como pudo pero cuanto más se alejaba el dolor más se agudizaba, paso desde el enojo a la tristeza y cuando los pensamientos oscuros le pesaban en la cabeza, comenzó a armar estrategias de como separar a su hermano de aquella mujer que se interpuso entre ellos…pensaba que volvería y aprovechando que todos siempre pedían sus palabras, sembraría dudas sobre esa mujer y así su hermano por fin sería libre y volverían a ser amigos ( 7 de plumas).

Pero la vuelta no fue como Palios la planifico, en realidad nada fue como lo planeado, tan nublada estaba la mente de Palios que no pudo encontrar el camino de vuelta a casa, más caminaba y más se perdía, más se perdía y más se le nublaban sus pensamientos, parecía que el universo conspiraba para dejarlo aislado en la nada, atravesó lluvias, granizos, nieblas, su mente se trastornó y ya no recordaba ni quien era, ni donde intentaba llegar. El gran orador Palios se encontró cautivo de la confusión de su propia mente (8 de plumas).
Cuando Palios abandonó su casa, su hermano habló con su mujer y juntos salieron a buscarlo, la angustia los avasallaba en la medida en que el tiempo pasaba y no lo encontraban. Ambos se culpaban por lo sucedido y no encontraban consuelo, tal vez si no se hubiesen enamorado, tal vez si lo hubiesen participado de más actividades, tal vez si su hermano no hubiese sido tan impulsivo o tan desprejuiciado se hubiese dado cuenta antes…(9 de plumas)
Muchas lunas pasaron hasta que encontraron a Palios sin razón, abandonado en una cueva, casi congelado, llevaba días sin comer y sin beber algo, sus ojos brillaban y miraban a lo lejos, su mente estaba totalmente perdida, en algunos momentos cuando pretendía hablar solo pronunciaba palabras incoherentes. El hermano y su mujer lloraron amargamente, pero comprendieron que ya no había nada que hacer.
Justo antes de morir Palios tuvo unos minutos de lucidez, reconoció a su hermano y a la mujer que este amaba, les tomo las manos y dijo sus últimas palabras, “que el amor sea su guía hoy y siempre, la Gran Madre Cóndor los libere de pensamientos oscuros y dudas”… (10 de plumas)
El viento norte ya no sopló y después de varias lunas Mamá condor sobrevoló nuevamente sobre sus hijos dibujando círculos en lo alto del cielo…